Historia de la DPV

La existencia de caminos como vías de comunicación interna en nuestra Provincia, se afianzó en forma definitiva en los últimos años del siglo pasado y en los primeros del actual; al comenzar la colonización que inicialmente se efectuó por intermedio del gobierno y luego en forma privada.

El primer antecedente que se tiene registrado como iniciativa de gobierno, propiciando la construcción de caminos terrestres para facilitar el traslado de la yerba mate desde las plantaciones establecidas en los puntos más convenientes de la provincia, fue la Resolución del 13 de julio de 1863 emitida por el gobierno de Corrientes, la que autorizó a terceros la construcción de los caminos, la cantidad que fuera necesaria y en las condiciones más convenientes para los contratistas como ser: un tanto por ciento de pago por arroba que se transportará, más un campo que no sobrepase una legua cuadrada de superficie.


Posteriormente el crecimiento vertiginoso de algunas poblaciones hizo cada vez más necesarias las comunicaciones entre sí, a pesar que existían las vías fluviales a lo largo de los ríos Paraná y Uruguay.

Pero fue recién a partir del año 1895 durante el gobierno de don Juan José Lanusse, que se dio un impulso positivo en el orden caminero, a fin de asegurar la comunicación de la capital con los otros centros poblados del interior de la provincia, construyéndose puentes de gran importancia, entre los que se puede citar el del arroyo Zaimán y el del arroyo Las Tunas e iniciándose además el camino hacia Iguazú.

Se abrió la picada que partiendo de Cerro Corá, pasaba por Bonpland y llegaba a San Javier, comunicando prácticamente por primera vez el Paraná con el Uruguay; y finalmente, el día 30 de septiembre del año 1899 se materializaba la comunicación entre el pueblo de Posadas y el pueblo de San Pedro, lugar distante y enclavado en plena selva misionera.

En las primeras décadas del actual siglo, fueron creándose numerosos pueblos y colonias, debido a la gran afluencia de contingentes humanos de distintas corrientes inmigratorias. Los inmigrantes fijaban asentamiento definitivo en distintos puntos de la provincia, utilizando diversas vías para el intercambio comercial, social y cultural.

La ciudad capital se hallaba unida a Buenos Aires, desde 1912, por una vía férrea (F.C.N.E.A.) de 1.145 km de longitud.. Con 74 km de itinerario en territorio misionero, hacían su ingreso en Apóstoles, pasando por Pindapoy – Parada Leis – Garupá - Miguel Lanús, prosiguiendo 380 km. más hasta Asunción, capital de la vecina República del Paraguay en Ferry-boat. Este medio de transporte que cruza el río Paraná significó un gran aporte al acercamiento con los grandes centros de consumo.

Pero Misiones por esa ubicación geográfica excéntrica, no fue favorecida por la "fiebre ferroviaria" o promoción con los "caminos de hierro", puesto que tanto en el contexto nacional como regional no fue tenida en cuenta para extender las líneas férreas a lo largo del Paraná hasta alcanzar los límites de la república y a lo largo del Uruguay hasta San Javier o quizás todavía más al norte, con el fin de integrarlos en la red nacional e internacional y a la vez completar los trazados dentro de la propia zona.

Ni las empresas privadas que lo explotaban ni el Estado, lo consideraron como "obra de fomento", paralizando el progreso y con ello la transformación demográfica y económica de extensas tierras con grandes riquezas.

Quedaron entonces como proyectos las extensiones:

    Apóstoles-Concepción de la Sierra-San Javier (70 km.)
    Posadas-Garupá hasta Iguazú (350 km.) con ulterior construcción de un ramal: Puerto Esperanza-Bernardo de Irigoyen por Deseado.

© 2016 Direccion Provincial de Vialidad www.dpv.misiones.gov.ar Francisco de Haro y Adan Luchessi Posadas, Misiones - Argentina 03764 447447

Please publish modules in offcanvas position.